Inicio

Servicios Liturgicos

podcastServicios Liturgicos

Did you know?

Capilla Virtual

Subscribete a Nuestra Capilla Virtual y Recibe el Evangelio en Tu E-mail.

Usuarios en Linea

Tenemos 317 invitados conectado

Es probable que no me conozcas, pero yo te conozco perfectamente bien...

(Salmos 139.1)

Ventana al Infinito. Copyright © 2011 - Universidad Santo Tomás - Todos los derechos reservados.  
 

 

 


“El tiempo de Adviento nos devuelve la esperanza”

-Papa Francisco-

 

 

adviento

Fotografía de Adrika Canales

 

Es importante vivir este tiempo de la dulce espera en familia.

 

El Adviento nos devuelve el horizonte de la esperanza, fundada en la Palabra de Dios.

 

El tiempo de Adviento, que hoy de nuevo comenzamos, nos devuelve el horizonte de la esperanza, una esperanza que no decepciona porque está fundada en la Palabra de Dios. ¡Una esperanza que no decepciona sencillamente porque el Señor no decepciona jamás! Él es fiel, Él no decepciona. ¡Pensemos y sintamos esta belleza!”.

 

“Comenzamos hoy, Primer Domingo de Adviento, un nuevo año litúrgico, es decir un nuevo camino del Pueblo de Dios con Jesucristo, nuestro Pastor, que nos guía en la historia hacia el cumplimiento del Reino de Dios. Por esto este día tiene un atractivo especial, nos hace experimentar un sentimiento profundo del sentido de la historia.

 

Redescubrimos la belleza de estar todos en camino: la Iglesia, con su vocación y misión, y la humanidad entera está en camino, los pueblos, las civilizaciones, las culturas, todos en camino a través de los senderos del tiempo”.

 

Vivamos este tiempo litúrgico, de la mano de Santa María la Virgen. Ella es modelo de esta actitud espiritual, de este modo de ser y de caminar. ¡Una sencilla muchacha de pueblo, que lleva en su corazón toda la esperanza de Dios! En su seno, la esperanza de Dios ha tomado carne, se ha hecho hombre, se ha hecho historia: Jesucristo. Su Magníficat es el cántico del Pueblo de Dios en camino, y de todos los hombres y las mujeres que esperan en Dios, en el poder de su misericordia”.

 

Dejémonos guiar por la Virgen, “que es Madre, es mamá, y sabe cómo guiarnos.

 

Dejémonos guiar por Ella en este tiempo de espera y de vigilancia activa”.

 

 

(Papa Francisco)