Inicio Presentación Mensajes Nuevos Píldora De Meditación 186
Píldora De Meditación 186 PDF Imprimir E-mail



PLEGARIA A LA VIRGEN DEL ROSARIO DE

 

CHIQUINQUIRA


-S.S. Juan Pablo II-

 

 

¡Virgen del Rosario de Chiquinquirá!

¡Ruega por nosotros pecadores!

Madre de la Iglesia, bajo tu patrocinio nos acogemos

a tu inspiración nos encomendamos.

Te pedimos por la Iglesia de Colombia,

para que sea fiel en la pureza de la fe,

en la firmeza de la esperanza,

en el fuego de la caridad,

en la disponibilidad apostólica y misionera,

en el compromiso por promover la justicia y la paz

entre los hijos de esta tierra bendita.

 

Te suplicamos que toda la Iglesia de Latinoamérica

se mantenga siempre en perfecta comunión de fe y amor,

unida a la Sede de Pedro con estrechos vínculos

de obediencia y de caridad.

 

Te encomendamos la fecundidad de la nueva evangelización,

la fidelidad en el amor de preferencia por los pobres

y la formación cristiana de los jóvenes,

el aumento de las vocaciones sacerdotales yt religiosas,

la generosidad de los que se consagran a la misión,

la unidad y la santidad de todas las familias.

 

"Ahora y en la hora de nuestra muerte"

¡Virgen del Rosario, Reina de Colombia, Madre nuestra!

Ruega por nosotros ahora.

Concédenos el don inestimable de la paz,

la superación de todos los odios y rencores,

la reconciliación de todos los hermanos.

 

Que cese la violencia y la guerrilla.

Que progrese y se consolide el diálogo

y se inaugure una convivencia pacífica.

Que se abran nuevos caminos de justicia y de prosperidad.

 

Te lo pedimos a ti a quien invocamos como Reina de la Paz.

 

¡Ahora y en la hora de nuestra muerte!

Te encomendamos a todas las víctimas de la injusticia

y de la violencia,

a todos los que han muerto en las catástrofes naturales,

a todos los que en la hora de la muerte acuden a ti

como a Madre y Patrona.

 

Sé para todos nosotros, Puerta del Cielo,

vida, dulzura y esperanza,

para que juntos podamos contigo

glorificar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

¡Amén!

 

 

(San Juan Pablo II el 3 de julio de 1986 en el Santuario de Chiquinquirá)