Inicio Presentación Mensajes Nuevos Saludo De Año Nuevo 2018
PDF Imprimir E-mail



¡FELIZ AÑO NUEVO!

 

 

En el comienzo de un nuevo año, el saludo y deseo que brota a flor de labios de uno y otro es ¡Feliz Año Nuevo!

 

Pero ¿qué es esto? ¿Cuál el secreto de la felicidad? La felicidad depende de cada persona, es a la vez don y tarea.

 

Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre, es la plenitud de la felicidad. Él ha asumido nuestra naturaleza humana para compartir con nosotros su felicidad eterna. Dios nos ha creado para hacernos partícipes de su felicidad. Esto lo podemos lograr sólo si le seguimos, pues Él mismo nos ha dicho: “Yo soy el Camino” (Jn 14,6)

 

Camino que comienza en la pobreza y humildad de un pesebre y pasa luego por la pobreza y soledad de una cruz en el Calvario. Pero, ¿esto es el camino de la felicidad? ¡Sí!

 

Cuando hombres y mujeres buscan la felicidad por otro camino, sólo encuentran vacío y soledad, pues todo es un simple chispazo fugaz, que lleva a la desesperación y hunden en el más frío y oscuro fracaso, pues, no se acaba de saborear el placer cuando ya se ha terminado.

 

Hay un profundo y misterioso deseo de encuentro y felicidad en cada persona como nos lo condensa magistralmente san Agustín en esta frase: “mi alma está inquieta y sólo descansará cuando repose en ti” (Confesiones), que se convierte en meta y camino y le da todo el sentido a su existencia.

 

Tenemos necesidad de nutrirnos con el conocimiento de la Verdad, que no es “algo”, sino “Alguien”: “Yo soy la Verdad” (Jn 14,6). No olvidemos, no hay felicidad humana sin el conocimiento personal de Dios, manifestado en Cristo. Es necesario acercarnos a Él y permitirle entrar en nuestro ser para luego acercarlo a los demás.

 

No podemos ser felices hasta tanto no encontremos y nos dejemos llenar del Amor inmenso de Dios, es decir, mientras el Amor en Persona, no encuentre cabida en nuestro interior y llegamos a exclamar como lo hace san Pablo: “… y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gál 2,19). Él, quien es “el principio y el fin” (Apoc 22,13)

 

 

¡Feliz Año Nuevo 2018!

 

 

Francisco Sastoque, o.p.