Inicio Presentación Mensajes Nuevos Píldora De Meditación 281
Píldora De Meditación 281 PDF Imprimir E-mail


“Los matrimonios son más felices


cuando los varones lavan los platos,


cuidan a los niños y oran en familia”

 

 

Una clave para construir un matrimonio feliz es compartir las tareas. Tanto los esposos como las esposas se sienten más satisfechos en su relación cuando los hombres también participan en las tareas domésticas y en el cuidado de los niños.

 

"Las relaciones son mejores para ambas partes cuando las esposas perciben que sus maridos se comprometen con las tareas rutinarias de la familia. Hacer las tareas domésticas y comprometerse con los pequeños son formas importantes para que los varones se conecten con sus mujeres, y esa conexión se relaciona con un matrimonio de mejor calidad", explica Adam Galovan, especialista de la Universidad de Missouri (Estados Unidos) que condujo el estudio.

 

Galovan trabajó con 160 parejas con al menos un hijo de hasta cinco años. Llevaban un promedio de cinco años casados y tenían entre 25 y 30 años. El 40% de las mujeres tenía un trabajo de tiempo completo o medio tiempo. Los voluntarios contestaron un cuestionario para registrar cómo estaban distribuidas las tareas domésticas y el cuidado de los niños. A su vez, los investigadores analizaron la satisfacción marital de ambos esposos.

 

En las casas donde las tareas domésticas y el cuidado de los niños eran compartidos, tanto las esposas como los esposos estaban más contentos con su matrimonio. Y ambos miembros de la pareja también se sentían más satisfechos con la relación cuando los lazos entre el papá y los hijos eran fuertes. "La conexión padre-hijo es especialmente importante para las mujeres", explica Galovan.

 

El experto advierte que la transición a la paternidad requiere un período de ajuste y es normal que tanto las mujeres como los hombres se sientan estresados. Por ese motivo, recomienda combatir al estrés haciendo que la pareja sea una prioridad. Galovan sugiere "encontrar formas de conectarse durante el día, aún si esto solo significa lavar los platos juntos o mirar una película. Estas conexiones simples en la vida diaria parecen mejorar la relación de pareja".

 

Además de la conexión que produce en la pareja el compartir las tareas domésticas y el cuidado de los niños, viene otro ingrediente que se descuida con mucha frecuencia. Sean cual sea los principios religiosos que tiene la pareja, la oración en familia crea e incrementa la armonía y el bienestar de la familia, al dar comprensión y solidez en las relaciones, claridad y salida ante los problemas y luz en los proyectos.

 

Sin embargo, hay que tener siempre presente que en la maduración del amor de la pareja se presentan tres crisis, que son crisis de crecimiento pero que si los dos esposos no las saben afrontar, les puede causar desastres desagradables en la vida de pareja y familiar.

 

 

Adam Galovan,