Inicio Presentación Mensajes Nuevos 7 de Octubre Fiesta de Nuestra Sra. Del Rosario
7 de Octubre Fiesta de Nuestra Sra. Del Rosario PDF Imprimir E-mail


FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

-7 de octubre-

 

7 de Octubre Fiesta de Nuestra Sra. Del Rosario

 

 

Nuestra Señora del Rosario”, es una advocación muy apreciada por la Iglesia católica, que tiene su origen en los inicios de la Alta Edad Media su Fiesta la celebramos el día 7 de octubre.

 

Nuestra Señora del Rosario es Protectora de la Orden de Predicadores o Comunidad de los padres dominicos. En la República de Colombia es venerada en su Santuario Mariano Nacional de Chiquinquirá desde el día 26 de diciembre de1586, día en que sucedió el acontecimiento milagroso de la “Renovación del Lienzo Bendito de la Virgen”. En 1919 fue coronado el Sagrado Lienzo de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como “Reina y Patrona de Colombia”, en la Plaza de Bolívar de Santafé de Bogotá y con la autorización canónica correspondiente, por el Excmo. Señor Eduardo Maldonado Calvo, Obispo de Tunja, el señor Presidente de la República de Colombia Dr. Marco Fidel Suárez, el Episcopado colombiano,  miembros del Gobierno Nacional y miles de fieles devotos de nuestra Señora.

 

Cuenta la historia que la Virgen María se le apareció a santo Domingo de Guzmán en el año de 1208 en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, que le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres. Además, le ofreció diferentes promesas referidas al rosario.

 

Viendo Santo Domingo que los crímenes de los hombres obstaculizaban la conversión de los albigenses, entró en un bosque y pasó en él tres días y tres noches en continuar oración y penitencia. Un día, se le apareció la Santísima Virgen acompañada de tres princesas del cielo y le dijo:

 

- ¿Sabes tú, mi querido Domingo, de qué arma se ha servido la Santísima Trinidad para reformar el mundo?

 

- Oh, Señora -respondió él- vos lo sabéis mejor que yo, porque después de vuestro Hijo Jesucristo fuisteis el principal instrumento de nuestra salvación.

 

Ella añadió: -Pues sabes que la pieza principal de la batalla ha sido la salutación angélica, que es el fundamento del Nuevo Testamento. Por tanto si quieres ganar para Dios esos corazones endurecidos, reza mi salterio.

 

La Virgen reveló: -Sólo si la gente considera la vida, muerte y gloria de mi Hijo, unidas a la recitación del Avemaría, los enemigos podrán ser sometidos. Es el medio más poderoso para destruir la herejía, los vicios, motivar a la virtud, implorar la misericordia divina y alcanzar protección. Los fieles obtendrán muchas ganancias y encontrarán en mí a alguien siempre dispuesta y lista para ayudarles.

 

Santo Domingo de Guzmán se levantó muy consolado y pleno de celo por el bien de estos pueblos, entró en la Catedral y en ese momento sonaron las campanas para reunir a los habitantes. Al principio de la predicación se levantó una espantosa tormenta, la tierra tembló, el sol se nubló y los repetidos truenos y relámpagos hicieron estremecer y palidecer a los oyentes. El terror de éstos aumentó cuando vieron que una imagen de la Santísima Virgen, expuesta en un lugar prominente, levantaba por tres veces los brazos al cielo para pedir a Dios venganza contra ellos si no se convertían y recurrían a la protección de la Santa Madre de Dios. Quería el cielo con estos prodigios promover esta nueva devoción del santo rosario y hacer que se la conociera más. La tormenta cesó al fin por las oraciones de Santo Domingo. Continúo su discurso y explicó con tanto fervor y entusiasmo la excelencia del Santo Rosario, que casi todos los moradores de Tolosa le abrazaron, renunciando a sus errores, viéndose en poco tiempo, un gran cambio en la vida y costumbres de la ciudad".

 

En el siglo XV, la devoción al rosario había decaído. Alano de Rupe declaró que la Virgen se le apareció y le pidió que la reviviera, que recogiera en un libro todos los milagros llevados a cabo por el rosario; le recordó además las promesas que siglos atrás había dado a Santo Domingo.

 

En el siglo XVI, el Papa san Pío V instauró la fecha del 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto, donde las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que invadía Europa (atribuida a la Virgen), para la celebración de la Fiesta de Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de Auxilio de los Cristianos. Su sucesor, el Papa Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad por el de Fiesta de Nuestra Señora del Rosario. A causa de la victoria en la batalla de Temesvar en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el papa ordenó que su fiesta se celebrase por la Iglesia universal. León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió varias Encíclicas referentes al Rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen.

 

 

Promesas de Nuestra Señora del Rosario

 

Cuando la devoción empezó a disminuir, la Virgen María se apareció a Alan de la Roche y le dijo que reviviera dicha devoción mariana. La Virgen le dijo también que se necesitarían volúmenes inmensos para registrar todos los milagros logrados por medio del santo Rosario y reiteró las promesas dadas a Santo Domingo de Guzmán referentes al rosario.

 

Las siguientes son las promesas de Nuestra Señora, Reina del Santo Rosario, tomadas de los escritos del Beato Alan de la Roche:

 

1. A todos los que recen devotamente mi Rosario, prometo mi especial protección.

 

2. Quien persevere en el rezo de mi Rosario, recibirá gracias poderosísimas.

 

3. El Rosario es un arma poderosa contra el mal: destruirá los vicios, librará del pecado y abatirá las herejías.

 

4. El Rosario hará florecer de nuevo las virtudes y las obras buenas, y obtendrá a las almas la más abundante misericordia de Dios.

 

5. El que confíe en mí rezando el Rosario, no será oprimido por las adversidades.

 

6. Quien rece el Rosario meditando sus misterios no será castigado por la justicia de Dios: se convertirá si es pecador, crecerá en Gracia si es justo y será hecho digno de la vida eterna.

 

7. Los devotos de mi Rosario, en la hora de la muerte, no morirán sin sacramentos.

 

8. Los que rezan mi Rosario encontrarán, durante la vida y en la hora de la muerte, la luz de Dios y la plenitud de sus gracias, y participarán de los méritos de los beatos en el paraíso.

 

9. Cada día libraré de las penas del purgatorio a las almas devotas de mi Rosario.

 

10. Los verdaderos hijos de mi Rosario gozarán de una gran gloria en el cielo.

 

11. Todo lo que se pida mediante el Rosario será obtenido.

 

12.  Los que propaguen mi Rosario serán socorridos por mí en cada una de sus necesidades.

 

13. He obtenido de mi Hijo que todos los devotos del Rosario tengan como hermanos en la vida y en la hora de la muerte a los santos del cielo.

 

14. Los que reciten mi Rosario fielmente serán todos hijos míos amadísimos, hermanos y hermanas de Jesús.

 

15. La devoción a mi santo Rosario es un gran signo de predestinación.

 

Luego de muchos años, en 1917, se apareció Nuestra Señora del Rosario a tres pastorcitos en la Cova da Iria, en un pueblo llamado Fátima -Portugal-. La humilde Señora se apareció en muchas oportunidades, pidiendo oración, y reparación por los pecados a Dios y a su Hijo Jesús. Hizo unas 20 promesas a los que llevaran el rosario de forma física con mucha fe y devoción.

 

El rosario completo consta de cinco misterios gozosos, cinco misterios dolorosos, cinco misterios gloriosos y cinco misterios luminosos.

 

Las siguientes son las 20 promesas proporcionadas por Nuestra Señora en Fátima, para quien lleve consigo el rosario:

 

1. Todos los que lleven piadosamente el rosario, los llevaré hasta mi Hijo.

 

2. Todos los que lleven piadosamente el rosario, los ayudaré en sus empresas.

 

3. Todos los que lleven piadosamente el rosario, aprenderán a amar la Palabra y la Palabra los hará libres. Ya no serán esclavos.

 

4. Todos los que lleven piadosamente el rosario, amarán a mi Hijo más y más.

 

5. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán un conocimiento más profundo de mi Hijo en sus vidas diarias.

 

6. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán un deseo profundo de vestir con decencia para no perder la virtud de la modestia.

 

7. Todos los que lleven piadosamente el rosario, crecerán en la virtud de la castidad.

 

8. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán una conciencia más profunda de sus pecados y tratarán sinceramente de enmendar sus vidas.

 

9. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán un profundo deseo de difundir el mensaje de Fátima.

 

10. Sobre todos que lleven piadosamente el rosario, derramaré las gracias de las que soy medianera.

 

11. Todos que lleven piadosamente el rosario, serán llenados de un profundo deseo de rezarlo y meditar sobre los misterios.

 

12. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán paz en sus vidas diarias.

 

13. Todos los que lleven piadosamente el rosario, serán reconfortados en momentos de tristeza.

 

14.  Todos los que lleven piadosamente el rosario, se les concederá el poder de tomar decisiones sabias a través del Espíritu Santo.

 

15.  Todos los que lleven piadosamente el rosario, los llenaré de un profundo deseo de llevar el Escapulario.

 

16.  Todos los que lleven piadosamente el rosario, venerarán mi Inmaculado Corazón y el sagrado Corazón de mi Hijo Jesús.

 

17. Todos los que lleven piadosamente el rosario, no tomarán el nombre de Dios en vano.

 

18. Todos los que lleven piadosamente el rosario, tendrán una profunda compasión por Cristo crucificado y crecerán en su amor por Él.

 

19. Muchos de los que lleven piadosamente el rosario, serán sanados de enfermedades físicas, mentales y emocionales; así que llévenlo a los enfermos y moribundos.

 

20.  Las familias que lleven piadosamente el rosario, tendrán paz en sus hogares.

 

Tanto la Virgen de Lourdes en su aparición de 1858 como la de Fátima en 1917 pidieron a sus videntes que rezasen el rosario. Gran parte de los papas del siglo XX fueron muy devotos de esta advocación, Juan Pablo II manifestó en 1978 que el rosario era su oración preferida y el Papa Francisco reconoció en 2016 que era la oración que acompañaba su vida diaria.

 

 

Francisco Sastoque, o.p.