Inicio Presentación Mensajes Nuevos Píldora De Meditación 295
Píldora De Meditación 295 PDF Imprimir E-mail

 

“SEÑOR, TÚ ERES MI PAZ”

 

 

Según la ciencia médica, una de las razones por las cuales han llegado tantas enfermedades, es por causa del estrés. Esos conflictos emocionales disparan enfermedades, crean enfermedades, no sólo desde el punto de vista mental o psicológico, sino también enfermedades físicas. Nuestro cuerpo, nuestro organismo pierde el equilibrio totalmente.

 

Algunos estudios dicen que una persona que es sometida a altos niveles de estrés constantemente, tiene un 40% más de probabilidad de morir.

 

Problemas en el trabajo, problemas con la familia, preocupaciones, situaciones en nuestra vida que no superamos: una discusión, una pelea, frustraciones, miedos internos que no se solucionan a tiempo, pueden disparar un problema de estrés, que puede afectar nuestra salud mental, nuestra salud física y poner en riesgo nuestra propia vida y el bienestar de la familia.

 

Y quiero que le preste atención a lo siguiente que le voy a decir: Dios no quiere que usted y yo vivamos así. El profeta Isaías dice que  “Dios quiere que usted y yo habitemos en moradas de paz, en habitaciones seguras y en lugares de reposo” (Is. 32,18). Por eso permítame compartirle tres, tan solo tres recomendaciones para superar el estrés:

 

  1. Lo encontramos en el evangelio de san Marcos: “Jesús y los discípulos compartían con muchísima gente que iban y venían a tal punto que no les quedaba tiempo ni siquiera para comer” (Mc 6,31). Y escuche lo que les dijo Jesús a los discípulos: vengan conmigo ustedes solos, a un lugar tranquilo y descansen un poco.  Cuando usted se siente angustiado, cuando usted se siente estresado, haga un “pare” de tanta actividad, haga un “pare” de tanto “corre, corre” y dedíquese  un momento a solas con Dios. Si Él es el que nos ofrece de su paz ¿por qué no buscarlo a Él si Él es el que nos va a dar el descanso que necesitamos?


  2. Luego en Mc 6,32, el evangelista nos dice que los discípulos se fueron solos en la barca a un lugar solitario. Es importante apartarnos, hacer un “alto en el camino”, no sólo para buscar a Dios sino también para descansar, para compartir con nuestra familia. Ese descanso es de mucho provecho. Necesitamos ser renovados. Las muchas actividades nos agotan y es importante, así como lo enseñó Jesús con sus discípulos, establecer lugares, sacar lugares y tiempos para descansar. Puede que nuestra agenda esté apretada, puede que nuestro tiempo sea apretado, pero es importante sacar tiempo y lugar para descansar. Y por supuesto, siempre poner a Dios en primer lugar, porque Él es el principal reposo.


  3. Lo tercero lo encontramos en el profeta Jeremías (Jr 29,11): “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes. Son planes de bien y no de mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza.” En medio de la angustia, descanse en Dios, sabiendo que Él no sólo quiere, sino que tiene lo mejor para cada uno de nosotros. Planes de bien y no de mal, para darnos un futuro lleno de esperanza

 

 

(Rodrigo Riaño del Castillo)