Inicio Presentación Mensajes Nuevos Píldora De Meditación 310
Píldora De Meditación 310 PDF Imprimir E-mail


“Hoy es primavera y no puedo verla”

 

 

Hace algún tiempo, leyendo algunos temas, llegó a mis manos una anécdota que leí con mucha atención, anécdota resultó ser muy interesante y que ahora te quiero compartir.

 

Cierto día en la mañana apareció un ciego sentado en el camino, con una pequeña caja de lata vacía a sus pies y un pedazo de cartón que decía: “Por favor ayúdeme, soy ciego”. Un poeta que pasaba frente a él, se detuvo y observando vio unas pocas monedas dentro de la caja de lata. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies del ciego y siguió su camino. Por la tarde el poeta volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, y vio que su caja de lata estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció los pasos del poeta y le preguntó si había sido él quien escribió su cartel y sobre todo, qué había puesto en él. El poeta le contesto: “nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”. El poeta sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: “Hoy es primavera, y no puedo verla”.

 

Como tú sabes, desde la celebración del “miércoles de ceniza”, los cristianos estamos comenzando un nuevo tiempo de cuaresma y qué bueno sería que, además de seguir los tradicionales caminos que la Iglesia nos recomienda, comenzáramos este nuevo recorrido utilizando también otro camino, el más importante: el encuentro personal con el Señor, quien es Camino, Verdad y Vida, quien con toda seguridad nos llevará sin dejarnos desviar hasta el fin del sendero, la celebración del encuentro pascual con Él.

 

Este nuevo caminar nos exige ser creativos, buscando alternativas desconocidas y nuevas para afrontar los retos que nos presenta la actual realidad que vivimos. La creatividad no está en decir o hacer cosas raras o extraordinarias en esta Cuaresma, sino en saber decir y hacer lo mismo con mucho amor, con otras palabras, de manera que el resultado sea mejor. Por esto te invito fraternalmente a que digas: “Hoy es primavera, y no puedo verla”. “Este es un nuevo día, para empezar de nuevo”.

 

 

(Adap. Francisco Sastoque, o.p.)