Vía Crucis PDF Print E-mail
There are no translations available.


“VIA CRUCIS”

 

 

Vía Crucis

 

 

Introducción

 

Por la señal de la Santa Cruz...

 

Hermanos: nos hemos reunido aquí para meditar y acompañar a nuestro Señor Jesucristo en los principales momentos de su Pasión que aceptó para que todos alcanzáramos nuestra redención.

 

Oración inicial

 

Hermanos dispongamos nuestros corazones para que demos paso a nuestra conversión, que nos exige un nuevo modo de pensar y obrar, ya que el Reino de Dios necesita instaurarse en nuestro corazón, en el corazón de nuestra familia y en el corazón del mundo entero.

 

"Viacrucis" es el camino de la cruz y también el camino de la liberación. Es el camino que recorrió Jesús y también el camino que ha recorrido y sigue recorriendo la humanidad doliente. Es el camino que se ve obligado a recorrer ese sector de la humanidad que son los pobres, los marginados, los crucificados de la tierra.

 

Señor, algunos hombres sufren pasión y muerte por que las cruces hoy están mal repartidas, porque rendimos culto a los que obtienen éxito, porque solo aplaudimos a los protagonistas que brillan socialmente, mientras los esforzados anónimos cargan con las culpas y errores de todos los demás...

 

No amamos al que sufre; ignoramos, incluso, su doliente existencia; el perdedor no tiene lugar en este mundo; ambicionamos triunfos y puestos preferentes en todos los ámbitos donde nos encontramos: política, sociedad, cultura e incluso en la vida religiosa; y si nos vienen cruces que otros carguen con ellas. No hay piedad para nadie. Es la vida una rueda de ganar o perder. La compasión no cabe en donde el sufrimiento solamente es capricho de la mala fortuna o el traspiés que nos hacen nuestros mismos hermanos de: Hogar, vecindario, trabajo, y en donde los que triunfan recogen el trofeo ganado en la dureza de la vida entendida como poder o astucia.

 

Señor, ¿encierra algún significado tu perfil nazareno dibujado en la sangre?

 

¿Puede el hombre de hoy contemplar sus derrotas a la luz de la tuya y sin avergonzarse?

 

¿Es verdad que tú escribes en renglones torcidos rectamente la historia?

 

¿Sacas tu bien del mal?

 

¿Podremos caminar con la frente muy alta si la pena nos dobla, nos tritura el fracaso o el viernes de dolores se apropia nuestro tiempo?

 

¿Podrá el hombre actual, orientado hacia el éxito, hallar algún sentido a su pasión y muerte?

 

¿Sabrá tender sus manos el grande hacia el pequeño para igualarse al pie de una urgente justicia?

 

¿Levantará el robusto al que está derribado?

 

¿Querrá curar el sano la herida del enfermo?

 

¿Será que mi hermano de caminar en la fe no será un tropiezo sino un apoyo en mi caída?

 

¿Al fin distribuiremos justamente las cargas?

 

Junto a ti caminamos Cristo; tu viacrucis nos ha dejado huellas para viajar al fondo del dolor asumido como causa de vida. Tu victoria es la cruz. Tu ganancia es la pérdida. Tú no has sido un Dios duro, sino, un Dios fuerte que ha tomado el camino de las debilidades y en cuya semejanza recogemos la fuerza.

 

Vulnerable al injurio, torturado, vendido, vencido y no vengado... un hombre tan cualquiera te has hecho, hasta el límite de nuestra humanidad que allí nos encontramos contigo y con nosotros.

 

Allí en la cima oscura del dolor nos abrazas. Allí nos restituyes al honor de ser hombres. Allí nos configuras para un amor que cure el daño que nosotros mismos nos hemos hecho.

 

Por eso ahora, Cristo, vamos a acompañarte. Todo el dolor del mundo pasó por el Calvario. Seremos peregrinos de una pasión y muerte que completa la tuya desde los sanatorios, cárceles, guerras, trabajos y hombres, envidias y discordias...

 

Vamos a caminar al firme compromiso de remediar los males, de repartir las cruces, de ofrecer las espaldas a los pesos ajenos y de alumbrar el día de las resurrecciones.

 

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

PRIMERA ESTACIÓN

JESUS ES CONDENADO A MUERTE

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Juan

“Pilatos pregunto a Jesús: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo.

Dijo Pilatos: ¿Luego tú eres Rey?

Jesús respondió: Sí yo soy Rey; para esto nací y para esto vine al mundo, para dar testimonio de la verdad.

Y todo el pueblo se puso a gritar: "Quita de en medio a éste y suéltanos a Barrabás. (Barrabás era un asesino).

Pilatos les dijo: Pero, ¿qué mal ha hecho éste? Yo no encuentro en él culpa alguna.

Mas ellos gritaron a grandes voces: ¡crucifícalo!, ¡crucifícalo!

Y Pilatos dio libertad a Barrabás, y en cambio a Jesús lo entregó a los judíos para que lo crucificaran.” (Jn 19) - (Luc 23)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

SEGUNDA ESTACIÓN

JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Juan

“Pilatos mandó a azotar a Jesús. Los soldados tejieron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza. Le colocaron un traje de burlas y acercándose a Él le decían:

"Salve Rey de los judíos", y le daban puñetazos.

Pilatos lo presentó al pueblo: Jesús salió llevando la corona de espinas y el manto de burlas, y Pilatos dijo:

"He aquí al hombre".

Pero ellos gritaban: "Si sueltas a este no eres amigo del César". Y Pilatos se asustó y se lo entregó para que lo crucificaran.

Los judíos se apoderaron de Jesús, y Él llevando su cruz, salió en dirección al lugar llamado Calvario o Gólgota.” (Jn 19,1ss)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

TERCERA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Descripción de Jesús en su pasión

Hemos visto al Siervo de Dios sin figura y sin belleza, sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros, despreciado y desestimado.

Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores. Lo contemplamos como a un enfermo, herido de Dios y humillado; pero Él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros pecados, nuestro castigo saludable cayó sobre Él, y sus heridas nos curaron.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

CUARTA ESTACIÓN

JESÚS SE ENCUENTRA CON SU SANTÍSIMA MADRE

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Profeta Isaías

“Así hemos visto al Siervo de Dios: Maltratado, se humillaba y no abría la boca.

Como cordero llevado al matadero, como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca.

Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino. Y el Señor cargó sobre El todos nuestros pecados. El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento, y entregar su vida como expiación.

El cargo con el pecado de muchos e intercedió por los pecadores.” (Is 53)

Palabra de Dios

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

QUINTA ESTACIÓN

EL CIRENEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Marcos

“Fue Jesús al huerto de Getsemaní, a orar. Y empezó a entristecerse y a angustiarse. Entonces dijo a sus discípulos: "Me muero de tristeza". Cayó rostro en tierra y se puso a orar diciendo: Padre mío: si es posible que se aleje de mi este cáliz de amargura, pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres Tú.

Padre mío, si no es posible que pase de mí este cáliz de amargura, hágase tu Voluntad. Y oró por tercera vez repitiendo las mismas palabras. Transido de angustia oraba más intensamente. Y su sudor se convirtió en gotas de sangre que caían hasta el suelo.” (Mc 14,32-42)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

SEXTA ESTACIÓN

LA VERÓNICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESÚS

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Marcos

“El sumo sacerdote le preguntó: ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios bendito?

Jesús respondió: Sí yo soy. Y veréis a este hombre sentado a la derecha de Dios Todopoderoso, venir entre las nubes del cielo.

El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras diciendo: ¿Qué más hace falta? Habéis oído la blasfemia. ¿Qué os parece? Y todos contestaron:

Reo es de muerte. "Y se pusieron a escupirle. Y tapándole los ojos le daban golpes diciéndole: "Adivina profeta". Y también los guardias lo llenaron de puñetazos.” (Mc 14,61-65)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

SÉPTIMA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Mateo

"Jesús empezó a anunciar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén, a padecer mucho de manos de los jefes de la nación, ser azotado y morir, y al tercer día resucitar.

Pedro trató de disuadirlo, pero Jesús le contestó: apártate de mí satanás, porque no piensas como Dios sino como los hombres.

Y decía a los discípulos: "Si alguno quiere venir conmigo, que se niegue a sí mismo, acepte su cruz cada día y me siga. Porque el que pierda su vida por mí la salvará.

¿Pues de qué le sirve a una persona ganar el mundo entero si pierde su alma?” (Mt 16,21-27)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

OCTAVA ESTACIÓN

JESÚS SE ENCUENTRA CON LAS MUJERES

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo

 

Lectura del Evangelio de san Lucas

“Los seguía gran gentío del pueblo y muchas mujeres que se golpeaban el pecho y gritaban llorando por él.

Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: "Mujeres de Jerusalén: no lloréis por mí, llorad por vuestros hijos, porque van a llegar tiempos terribles que dirán: "Dichosas las mujeres que no tuvieron hijos". Entonces pedirán a los montes: "Caed sobre nosotras". Y a las colinas: "Sepultadnos". ¿Porque si al árbol verde lo tratan así, que le irá a pasar a los árboles secos?” (Lc 23,27-31)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/ Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padre Nuestro. Ave María. Gloria

 

Canto

 

NOVENA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura de la Carta de san Pablo a los Filipenses

“Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús, el cual a pesar de su condición divina, no quiso insistir en pedir los honores de su condición de Dios, y tomó la naturaleza de esclavo.

Y presentándose como uno de tantos, se humilló, obedeciendo a la muerte y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó, y le dio el nombre sobre todo nombre, de manera que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los abismos, toda lengua proclame que Jesús, El Mesías, es Señor para gloria de Dios Padre.” (Fil 2,5-11)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Salmo 21

“¿Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?

Yo soy ya como un gusano no ya como un hombre.

Mi garganta está seca como una teja en el horno, y se me pega la lengua al paladar. Me acorralan como perros rabiosos. Han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos. Se repartieron mis vestidos, y mi túnica la repartieron a la suerte.” (Salmo 21)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA PRIMERA ESTACIÓN

JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Mateo

“Llegados al Calvario lo crucificaron a Él y dos malhechores: uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. Le dieron a beber vino mezclado con hiel, pero El, después de probarlo no quiso tomarlo. El pueblo estaba mirando, y los jefes haciendo muecas le decían: A otros salvó. Que se salve a sí mismo, si es el Cristo de Dios.

También los soldados se burlaban de Él.

Uno de los malhechores colgados le insultaba diciéndole: "¿No eres tú el Cristo? Pues sálvate a ti y a nosotros". Pero el otro decía: "Jesús acuérdate de mí, cuando estés en tu Reino". Jesús le dijo: "Yo te aseguro: hoy mismo estarás conmigo en el paraíso". (Mt 27,33-44)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA SEGUNDA ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Juan

“Jesús viendo a su madre, y junto a ella el discípulo a quien amaba, dice a su Madre:

"Mujer ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquel momento el discípulo la recibió en su casa.

Luego dijo: "Tengo sed". Los soldados le acercaron una esponja con vinagre y Él no tomó. Después viendo que todo estaba cumplido dijo: "Todo está consumado".

Era cerca de medio día cuando lo crucificaron. Y desde el mediodía hasta las tres de la tarde, el sol se eclipsó, y la oscuridad reinó sobre la tierra. Jesús decía: ¿Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?

A eso de las tres de la tarde Jesús dio un gran grito diciendo: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" e inclinando la cabeza expiró.” (Jn 19,26-30)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA TERCERA ESTACIÓN

JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ Y COLOCADO EN BRAZOS DE SU SANTÍSIMA MADRE

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Juan

“Los judíos rogaron a Pilatos que les quebraran las piernas a los crucificados y los retiraran.

Fueron pues los soldados y les quebraron las piernas a golpes al primero y al otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como encontraron que ya estaba muerto no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el pecho con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Lo atestigua el que vio y su testimonio es verdadero. Y esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que había anunciado: "No le quebraréis ningún hueso". Y "Mirarán al que traspasaron".

José de Arimatea y Nicodemo, bajaron el cuerpo de Jesús, lo ungieron con unas cien libras de mirra y aromas finas y lo envolvieron en unas sábanas para enterrarlo.” (Jn 19,31-40)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA CUARTA ESTACIÓN

JESÚS ES SEPULTADO Y AL TERCER DÍA RESUCITA

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Marcos

“José de Arimatea colocó el cuerpo de Jesús en un sepulcro nuevo, labrado en la roca, en el cual nadie había sido sepultado, y luego hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro. El primer día de la semana, María Magdalena, María de Santiago y María Salomé, muy de madrugada, antes de salir el sol, llegaron al sepulcro, con aromas para embalsamar el cuerpo de Jesús. Y se decían unas a otras: ¿quién nos correrá la piedra de la entrada? Pero al levantar la mirada vieron que la piedra estaba retirada, y eso que era muy grande. Entraron al sepulcro y vieron un ángel vestido de blanco que les dijo: "No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús Nazareno? ¿El Crucificado? No está aquí. Ha resucitado. Id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea y allí le veréis.” (Mc 15,42 - 16,1-7])

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

DÉCIMA QUINTA ESTACIÓN

JESÚS RESUCITA DEL SEPULCRO

 

V/. Te adoramos Cristo y te bendecimos.

R/. Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio de san Lucas

“El primer día de la semana, muy de mañana, llegaron las mujeres al sepulcro, llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro. Entraron pero no hallaron el cuerpo de Jesús. No sabían qué pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con ropas brillantes. Ellas se asustaron mucho y no se atrevían a levantar los ojos del suelo. Ellos le dijeron: "¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Resucitó.” Lc 24,1-6)

Palabra de Dios.

 

Reflexión

V/. Señor pequé, ten misericordia de mí. Los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en Paz. Amén.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria...

 

Canto

 

Oración final

Concédenos, Señor, a los que hemos seguido el itinerario amoroso de tu pasión, muerte y resurrección, en este ejercicio del Viacrucis, la gracia de apropiarnos de tus merecimientos para que un día, muertos a este mundo, gocemos de la gloria de tu resurrección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

 

Que Dios Misericordioso nos bendiga, nos guarde y nos conduzca hasta la vida eterna. Amén.

V/. Bendigamos al Señor.

R/. Demos gracias a Dios.