Inicio Presentation Mensajes Nuevos Décimo Segundo Domingo Ordinario A
Décimo Segundo Domingo Ordinario A PDF Print E-mail
There are no translations available.


“Nuestro Dios está pendiente de

 

cada uno de nosotros”

 

 

Décimo Segundo Domingo Ordinario A

 

 

Libro del Profeta Jeremías (Jr 20,10-13)

 

“Dijo Jeremías:

-Oía el cuchicheo de la gente: “Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo.”

Mis amigos acechaban mi traspié: “A ver si se deja seducir y lo violaremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él.” Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos, tropezarán y no podrán conmigo. Se avergonzarán de su fracaso con sonrojo eterno que no se olvidará. Señor de los ejércitos, que examinas al justo y sondeas lo íntimo del corazón, que yo vea la venganza que tomas de ellos, porque a ti encomendé mi causa. Cantad al Señor, alabad al Señor, que libró la vida del pobre de manos de los impíos.”

 

 

Salmo Responsorial (Salmo 68)

R/. Que me escuche tu gran bondad, Señor.

 

Por ti he aguantado afrentas,

la vergüenza cubrió mi rostro.

Soy un extraño para mis hermanos,

un extranjero para los hijos de mi madre,

porque me devora el celo de tu templo,

y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí.

 

Pero mi oración se dirige a ti,

Dios mío, el día de tu favor;

que me escuche tu gran bondad,

que tu fidelidad me ayude.

Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia;

por tu gran compasión vuélvete hacia mí.

 

Miradlo los humildes y alegraos,

buscad al Señor y vivirá vuestro corazón.

Que el Señor escucha a sus pobres,

no desprecia a sus cautivos.

Alábenlo el cielo y la tierra,

las aguas y cuanto bulle en ellas.

 

 

Carta de san Pablo a los Romanos (Rm 5,12-15)

 

“Hermanos: Lo mismo que por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y la muerte se propagó a todos los hombres, porque todos pecaron…

Pero, aunque antes de la ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había ley.

Pues a pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con un delito como el de Adán, que era figura del que había de venir.

Sin embargo, no hay proporción entre la culpa y el don: si por la culpa de uno murieron todos, mucho más, gracias a un solo hombre, Jesucristo, la benevolencia y el don de Dios desbordaron sobre todos.”

 

 

Aleluya

 

Aleluya, aleluya.

“El Espíritu de la Verdad dará testimonio de mí, dice el Señor, y también vosotros daréis testimonio.”

Aleluya.

 

 

Evangelio de san Mateo (Mt 10,26-33)

 

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:

-No tengáis miedo a los hombres porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse.

Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que os digo al oído pregonadlo desde la azotea.

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed a quien puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo, no hay comparación entre vosotros y los gorriones.

Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.”

 

 

Reflexión

 

El pueblo de Dios ha experimentado, durante toda su historia, la violenta oposición de los pueblos vecinos. El misterio de la persecución, estando conectado al misterio del sufrimiento en general, es distinto. El sufrimiento constituye un tormentoso problema, porque toca a todos los hombres también a los justos y los inocentes. La persecución golpea a los justos propiamente por ser justos; explican especialmente los profetas a causa de su amor a Dios y a su fidelidad a su palabra. Jeremías ocupa entre los perseguidos un puesto especial: él ha expresado mejor que los otros el estrecho vínculo que existe entre la persecución y la misión profética.

 

En la enseñanza de Jesús, la persecución llega a ser objeto de bienaventuranza: "Bienaventurados ustedes cuando los insulten y los persigan..." (Mt 5,11). Ella es inevitable: "Un siervo no es más que su Señor. Si me han perseguido, los perseguirán también a ustedes". Esforzarse por vivir siguiendo la vía de Dios significa encontrar en el propio camino dificultades siempre nuevas y siempre más grandes.

 

En un mundo que está dominado por el egoísmo, el odio, la envidia y la búsqueda del propio interés, quien predica el amor, la pobreza y el perdón, será inevitablemente perseguido, porque el pecado está profundamente radicado en el corazón de hombres y mujeres. Pero el perseguido no teme. Él tiene fe en el Señor. Los perseguidores pueden matar sólo el cuerpo, pero no tienen poder para matar el alma. El cristiano afronta la persecución con gozo: "los apóstoles andaban al sanedrín felices de ser maltratados por amor del nombre de Jesús" (Hch 5,41; cfr. 2Cor 7,4).

 

En momentos de crisis, de problemas y de persecución no se puede perder la confianza, porque el Señor está metido en nuestra historia, en nuestra realidad diaria, camina con nosotros. Pero no camina con nosotros para quitarnos los trabajos, los problemas o los sufrimientos. Nuestra vida no es un camino suave y placentero. Lo que tengamos que sufrir, habrá que sufrirse y lo que tengamos que hacer habrá que hacerse porque nuestro Dios no va con nosotros resolviéndonos los inconvenientes de la vida. A veces, con nuestras reflexiones rutinarias, damos la idea de que con el Señor todo lo tenemos resuelto y todo será alegría y felicidad. Sabemos por propia existencia que esto es falso y para comprobarlo bastaría que meditáramos en torno a los sufrimientos de Jeremías o los de Jesús en el evangelio. Las dificultades, los problemas y hasta las persecuciones y desplazamientos nos acompañarán siempre. Con frecuencia sentiremos que nuestra oración será un puro grito de dolor o de auxilio: "Que me escuche tu gran bondad, Señor".

 

Cuando se escribió el evangelio que se lee en este domingo, eran tiempos duros. Parece que algunos cristianos de la comunidad vivían asustados, sin atreverse a dar testimonio de Jesús. El miedo les convertía en cristianos ocultos. ¿Se jugaban el destierro, se jugaban la vida, como sucede en la actualidad en muchos lugares del mundo? No sabemos bien cuáles eran los riesgos que corrían, pero ellos se veían abocados a ocultar su cristianismo, a disimular y a callar su fe. Entonces, la Iglesia como una buena catequista, nos recuerda las palabras de Jesús que nos presenta el texto del evangelio de san Mateo en este domingo: "No tengan miedo", repite por tres veces (Mt 10,26-33).

 

Un cristiano no puede ser una persona encogida y asustada porque no está en las manos de los poderosos del mundo sino en las manos de Dios que son buenas manos. El deseo de Jesús es infundirnos confianza en nuestro Padre Dios. Nosotros desde nuestra experiencia personal sabemos que también pasamos por crisis de confianza. En los momentos malos pensamos: ¿Y si a Dios se le olvida que estoy aquí? ¿Y si me deja tirado? ¿Cuidará de mí el Señor o me dejará sufrir más de lo soportable? ¿Cuándo aparecerá a rescatarme de la prueba? ¿Se enterará de verdad de lo que estoy sufriendo? Jesús responde diciéndonos que nada se escapa a la mirada cariñosa de Dios, ni siquiera la suerte de los gorriones que en el mercado se venden por poco dinero. No tenemos un Padre distraído y olvidadizo que no se entera de la suerte de sus hijos. Nuestro Dios no nos olvida, no nos abandona, no nos deja tirados. Somos muy importantes porque somos sus hijos. Y como una madre recorre con su mirada solícita el cuerpo de su niño por si descubre alguna deformación o algún bulto o alguna herida, nuestro Dios tiene contados hasta los cabellos de nuestra cabeza. Nada escapa a su mirada cariñosa del padre.

 

Con este mensaje sencillo y hermoso, Jesús quiere infundir en cada uno confianza para cuando lleguen los malos momentos. No estamos abandonados a nuestra suerte sino que estamos en las manos paternales de Dios. Es verdad que no sabemos lo que el Señor nos tiene reservado para esta vida, pero lo que sea, viene preparado por el cariño de nuestro Dios que nos ama entrañablemente. Y no nos dará una vida color de rosa. Seguro que pasaremos por momentos duros y difíciles, pero saldremos adelante con su ayuda y su cariño.

 

 

Francisco Sastoque, o.p.