Inicio Presentación Mensajes Nuevos Píldora De Meditación 361
Píldora De Meditación 361 PDF Imprimir E-mail


Maestro del Maestro

 

 

Al Maestro sufí Chiblí le preguntaron: "¿Y quién fue vuestro maestro?" El respondió: "Un perro. Lo vi al borde de un estanque de agua clara; jadeaba de sed y no se atrevía a beber. Al acercarse a la superficie del agua veía su imagen reflejada, creía que era otro perro que le amenazaba, y huía sin beber. Al final la sed pudo más que el miedo, se arrojó al agua, con lo cual desapareció el otro perro, y bebió a gusto".

 

"¿Y de qué le sirvió a usted ese incidente?", insistieron los discípulos. El maestro explicó: "Entendí en aquel momento que el obstáculo que impedía al perro saciar su sed era su propio yo, es decir, la falsa imagen de la ilusión del yo. Una vez que ésta desapareció, el perro alcanzó su objetivo. Esa es la suprema lección. El obstáculo que te impide avanzar en tu yo; hazlo desaparecer. Bórrate tú de delante de tus ojos (cierra tus ojos que miran solo a ti). El más mínimo apego a tu yo es una pesada cadena que traba tus pies. Si sientes la sed constante de la presencia de Dios, no vuelvas nunca a ti. El que renuncia a su yo, encuentra a Dios".

 

"Yo he de disminuir para que él crezca" (san Juan Bautista). El que no se niega a sí mismo, no puede ser mi discípulo ("niéguese a ti mismo, toma su cruz y sígame"). "No soy yo el que vivo, sino Cristo quien vive en mí". "El que quiera salvar su alma, la perderá". El obstáculo definitivo, fuente y raíz de todo otro obstáculo. El yo, la soberbia, la autosuficiencia, el egoísmo, el auto apego. El más difícil de vencer por ser el más íntimo, el más arraigado, el más rebelde. Aun en mis sacrificios me busco a mí mismo, y en vez de avanzar en línea recta, me consumo en círculos. ¿Cuándo saldré del yo? ¿Cuándo romperé esa imagen? ¿Cuándo saltaré al lago de aguas eternas?

 

Cuando tenga sed.

 

 

(Carlos G. Vallés, s.j.)