Inicio

Liturgical Services

podcastLiturgical Services

Did you know?

Virtual Chapel

Subscribe to Our Virtual Chapel and Receives the Gospel in Your E-mail.

Who's Online

We have 25 guests online

I am familiar with all your ways...

(Psalm 139.3)

Ventana al Infinito. Copyright © 2011 - Universidad Santo Tomás - Todos los derechos reservados.  
 

 

 

There are no translations available.


NOVENA EN HONOR A NUESTRA SEÑORA DEL

 

ROSARIO DE CHIQUINQUIRÁ

 

 

Novena A Nuestra Señora Del Rosario De Chiquinquirá

 

 

  • Oración inicial
  • Acto de contrición
  • Oración para todos los días
  • Consideración para cada día
  • Gozos
  • Oración final

 

 

ACTO DE CONTRICION

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por vuestra infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y has de llevar a la vida eterna. Amén

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA PRIMERO

Señor mío Jesucristo, Padre de infinita misericordia y Dios de todo consuelo, que haces grandes maravillas en el Cielo y en la tierra, y entre ellas el haberme hecho a tu imagen y semejanza y capaz de tu gloria y felicidad. Confieso, Señor, que haces un beneficio tan grande, que no hay palabras para poderlo ponderar dignamente, ni caudal alguno en todo lo creado para poderlo retornar. Por el ser que me diste no debiera haber instante de tiempo que no lo emplease en servirte, amarte y agradarte con todas las fuerzas de mi alma; no debiéramos tener pensamiento, ni articular palabra, ni hacer la más leve cosa, que no fuese ordenada a tu mayor honra y gloria. Pero, ¿cómo me he portado? Ingrato y desconocido a tus favores, tantas veces borro de mi alma tu imagen y semejanza, cuántas veces atrevidamente te ofendí y me olvidé que eras mi Creador, mi eterno bienhechor. ¡Ay, Dios mío, dulzura de mi alma y centro de mi corazón! ¿Qué haré? ¿A dónde iré? ¿Quién renovará en mí la imagen de mi Creador? ¡Oh!  Si oyera la voz de mi Amado en aquellas dulcísimas palabras: ¡Se renovará tu juventud como la del águila!

Cuánta es, Señor, la tristeza de mi corazón cuando escucho los baldones con que unas voces secretas me dan en rostro y me dicen: ¿Dónde está tu Dios?

 

Esto me hace confesarte, Señor, mi pecado y derramar lágrimas de dolor, diciéndote desde lo más profundo de mi alma: pequé, Jesús de mi vida, pequé, amantísimo Esposo, me pesa de haber pecado. Más, aunque es grande mi aflicción y mi dolor, no es menor la confianza que tengo en ti, que me has de perdonar. A esto me anima, Dios mío, el saber que eres un verdadero Padre, que deseas reparar la imagen que se había afeado con el pecado. Me anima el considerar los beneficios que me has hecho, en especial el haberme dado por madre a la que sola entre las criaturas fue digna de llevarte nueve meses en su vientre virginal, cuando ni los cielos ni los más elevados Serafines son capaces de conteneros.

 

Señor, tú no quieres que me olvide de esta benignidad; y para que siempre viva en mi reconocimiento, dispusiste que se erigiese en María santísima un altar de perpetuo monumento y que esta misma Señora renovara su imagen en Chiquinquirá. Quieres hacer a tu Madre Santísima el honor de renovar también en mí, por su medio, lo que yo arruiné por mi culpa. Ea, pues, Señor, yo te suplico por el amor que le tienes, que mires con piedad la compunción de mi corazón y me concedas el perdón de todos mis pecados. Tú mandaste y esta ha sido siempre tu voluntad, que honremos a nuestros padres, y para tu ejemplo, hiciste lo que mandaste. Asegurado, pues, de tu bondad, me atrevo a suplicarte que honres la memoria de tu Madre amantísima, y que me concedas por sus méritos lo que por mis culpas no merezco. Y, pues gustas que la saludemos con las divinas rosas de su Rosario, yo, para tenerla propicia a mi consuelo, le ofrezco las mismas que fueron el principio de su  mayor dignidad y de nuestra eterna felicidad. Amén.

 

Se rezan cinco Avemarías a honra de la divina maternidad de Nuestra Señora.

 

 

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Clemente Emperatriz de los Cielos. Madre Santísima del Rosario, que siendo producida de los inmensos tesoros del Cielo, a esfuerzos del poder divino fuiste igualmente destinada en el consistorio de la Santísima Trinidad, para que fueses Madre del Unigénito Hijo de Dios, y por eso llena de Gracia desde el instante de tu Concepción. Tú, Señora, eres el remedio universal que trazó la infinita sabiduría y misericordia del Altísimo, para socorrer al mundo que se había perdido por la culpa original. Eres la Madre de Misericordia, en quien confían los pecadores para librarse de los rigores de la divina justicia; y si en todas partes manifiestas el cuidado que de ellos tienes, especialmente lo conocemos en tu milagrosa Imagen  de Chiquinquirá, en donde declaras que si estas dotada de la ilustre dignidad de verdadera Madre de Dios, también eres verdadera Madre de pecadores y si renuevas, esta tu imagen en un lienzo roto y maltratado, también renuevas con tu milagroso poder, en el tosco lienzo de nuestros corazones, la imagen de tu Hijo bendito.

¿Quién podrá contar, oh Soberana Princesa de la gloria, las conversiones que haces con los pecadores endurecidos? Con sólo haber mirado tu imagen son muchos los que se han rendido a las dulces influencias de la gracia. Humildemente te suplicamos, Señora y Madre nuestra, que la misma piedad que te movió a visitarnos en tu Renovación,  mueva también nuestras rebeldes voluntades a sujetarnos al suave yugo de los divinos mandamientos y al aborrecimiento de nuestras culpas, para hacer de ellas una verdadera y fructuosa confesión que asegure nuestra salvación. Alcáncenos también la gracia que en esta novena te pedimos por la intercesión de tus gloriosos siervos san Andrés apóstol y san Antonio de Padua, si ha de ser para mayor gloria de Dios y salvación de nuestras almas. Amén.

 

Se rezan cinco Avemarías en reverencia de los misterios del Rosario, y después se manifiesta en voz alta cuál es la intención por la que se hace la Novena a Nuestra Señora.

 

 

ORACIÓN FINAL

Bienaventurada Madre del Redentor, puerta del Cielo que siempre estás abierta, hermosa estrella que guías a los que navegan en el mar tempestuoso de este mundo, socorra a los que están caídos en el pecado, y que desean librarse de él, Tú, que con pasmo de toda la naturaleza concebiste y diste a luz a tu Creador, Virgen santa antes y después del parto, compadécete de los pecadores, recibiendo la salutación del ángel san Gabriel.

 

V/ Dígnate rogar por nosotros, ¡oh santa Madre de Dios!

R/ Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

 

Omnipotente y sempiterno Dios y Señor nuestro, que eres la Esperanza, el Premio y el Consuelo de todos los afligidos que te invocan y quisiste que todos los bienes que tenemos y esperamos alcanzar, nos vengan por mano de la Santísima Virgen María, dignísima Madre tuya: concedednos, como te suplicamos, que todos los que veneran piadosamente tu nacimiento en carne mortal, y te ruegan delante de esta milagrosa Imagen renovada por tu mano, sientan el perpetuo socorro de su patrocinio, y sean libres en el cuerpo y en el alma de toda tribulación. Tú que vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA SEGUNDO

Amorosa Reina de los Cielos, María Santísima del Rosario, la más feliz, la más bendita entre todas las criaturas, que habiendo sido concebida entre los resplandores de la gracia, jamás perdiste la inocencia ni aún con la culpa más ligera, y por eso merecisteis escuchar de la boca del ángel, que habías de concebir en tu purísimo vientre el resplandor de la gloria del Padre Eterno y figura de su substancia, el Verbo Divino hecho hombre de tu sangre virginal, para que diese a los hombres la ciencia de la luz en los rayos de su divina doctrina.

¡Oh dignidad infinita que excede a toda nuestra comprensión! ¡Oh Madre bendita que iluminas nuestras almas para que veneremos y amenos tu altísima dignidad! A este fin, gloriosísima Señora, en tu imagen de Chiquinquirá, que veneramos, diste a ver el resplandor de tu gloria, en tu admirable renovación a una devota sierva tuya, por medio de un inocente niño, que le avisaba que mirase los rayos y esplendores que esparcía tu imagen en el acostumbrado lugar de su oración. Continúa, dulcísima Madre de piedad, tus maravillas, y pues comenzaste a renovar en nuestros corazones, la imagen de tu Hijo preciosísimo, moviéndonos a confesar nuestras culpas, alcánzanos también la gracia de que santifique nuestras almas, haciéndonos aborrecer nuestros pecados y ayudándonos para la enmienda. Pues eres seguro refugio de afligidos y desconsolados, atiende benignamente a la petición que te hacemos en esta novena, haciéndonos ver que no fue sin fruto el haber implorado tu patrocinio. Así esperamos conseguirlo a mayor gloria de Dios, por la intercesión de tus gloriosos  siervos san Andrés y san Antonio. Mas, si no conviniere para nuestra salvación, danos el fruto de la paciencia y la conformidad con la voluntad divina, para merecer la eterna felicidad de la gloria. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA TERCERO

Purísima y suavísima Virgen María del Rosario, Madre de Dios, cuya pureza y virginidad tan cordialmente amada de tu castísimo corazón, y tan preferida a todas las cosas que hay después de Dios, se conoce vienen de aquel divino coloquio que tuviste con el ángel que vino de parte de Dios, a participarte los designios que meditaba el Altísimo en tu persona, y cómo determinaba concebirse en tu virginal regazo, aquel que en toda la eternidad es concebido en el seno del Eterno Padre.  ¡Cuánta fue entonces tu turbación! No entiendo, decías, cómo puede ser esto, ni cómo haya de tener su debido cumplimiento; porque has de saber que yo tengo ofrecido a mi Dios el candor de mi virginal pureza; y a lo que entiendo, al Señor le agradó aceptar la oblación de su humilde esclava. ¡Qué razones éstas tan puras y tan llenas de efectos celestiales! Obraste, Señora, con gran prudencia en asegurarte de que no padecería detrimento tu entereza virginal y que antes alcanzarías la mayor perfección que pueda imaginarse. ¡Quién imitara, oh Virgen, tu pureza! ¡Quién mereciera que inclinaras los oídos de tu piedad, para que hicieses descender sobre nosotros un destello de tu eminente santidad, que limpiara nuestros corazones de todo efecto sensual!  Así, te suplicamos, Virgen de Chiquinquirá, Señora bendita, concédenos por tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio soldar las roturas que abrió en nuestras almas el pecado, que rompiéndose de dolor nuestros corazones seamos perfecta imagen de tu Hijo y que nos alcances el favor que en esta novena pedimos a mayor honra y gloria de Dios. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA CUARTO

Excelentísima Princesa de los Cielos, María Santísima del Rosario, Cuya preeminencia y singulares prerrogativas suben más alto de lo que alcanzan nuestros elogios; porque era así verdaderamente que habías parecido muy hermosa y agraciada a los ojos del Señor, que te creó. Pues, qué cosa puede decirse más grande en tu alabanza, ni más digna de repetirse en todos los siglos que aquellas voces con que te saludó el ángel, diciendo: “¡Dios te salve María, llena de gracia; el Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres!”. Con estas palabras se alegran nuestras almas, y si en toda hora las pronuncian nuestros labios, a todas horas agradan y aparecen nuevas, sin que el tiempo pueda corromper su dulzura celestial. ¡Oh dulcísima Reina y Señora, esta propiedad de tu eminente virtud y santidad! ¿Quién no admira el prodigio raro que obráis en tu imagen de Chiquinquirá? Pues pintada en un lienzo de algodón, fácil de podrirse, y habiendo estado expuesta a tantos ultrajes y a las lluvias, antes de ser renovada, permanece sin lesión alguna en el tiempo de cuatro siglos. Más, ¿qué hay de admirar si el Señor te ha puesto aquí para que seas el consuelo general en todos los siglos? Haz, pues, Señora, que los auxilios que nos alcanza tu maternal piedad de la benignidad de tu Hijo Santísimo, sean tan eficaces y permanentes, que finalmente penetren la dureza de nuestros corazones. Haciendo que siempre viva en ellos el dolor de haber pecado junto con el propósito de la enmienda, y que seamos dignos de recibir el cuerpo Sacrosanto de tu Hijo Santísimo con una disposición tan fervorosa, que jamás se aparte de nuestras almas. Haz, últimamente, Soberana Madre de piedad, que nuestras súplicas y oraciones tengan el favorable despacho que esperamos alcanzar por intercesión de tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, para que en su compañía te alabemos en la gloria. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA QUINTO

Amabilísima Madre y abogada de los hombres, María Santísima del Rosario, a quien para explicar la obra del Espíritu Santo en el misterio de la Encarnación, dijo el ángel, que ésta no era obra que fiase Dios al ministerio de los hombres por más excelente que fuese; que debía correr por cuenta del Espíritu Santo, que descendería sobre tu persona; y que su mano poderosa te haría sombra y formaría en tu purísimo vientre el cuerpo del Niño, que de él había de nacer; y que de este modo, serías para siempre Virgen-Madre, intacta y sin mancha alguna, porque Él debía nacer como nace el sol de la resplandeciente aurora; cuyos rayos, pasando por el limpio y terso cristal, lejos de ofender su esplendor, lo hacen más hermoso. A este modo, divina Madre, quiso el Altísimo que sucediese la admirable renovación de tu imagen de Chiquinquirá, cuya prodigiosa pintura no se fio de los pinceles humanos, por más insignes que fuesen, sino que debió correr a esmeros del Espíritu Divino, que te delineó tan hermosa y excelente que hasta ahora no ha habido pintor alguno que pueda hacer una copia de ella, que sea semejanza perfecta de su original, por más que lo hayan intentado. ¿De qué manera podremos Señora, ser agradecidos a estas finezas de tu amor? ¿Pero qué digo, agradecidos? ¿Cómo hemos usado de este maternal cariño?, por todas partes nos rodean los recuerdos que nos das, poniendo por delante de nuestros ojos tu imagen. Con los trabajos nos despiertas, con los halagos nos animas, en las enfermedades nos humillas, en la salud y prosperidad nos exaltas y por todos los medios nos buscas. Obras, Señora, como quien eres, y quieres delinear tu imagen en las tablas de nuestros corazones; pero nosotros siempre rebeldes a tu voz, si nos hemos endurecido con los castigos, no nos hemos ablandado con los cariños; ingratos para lo uno y rebeldes para lo otro. Así son los hijos que tienes; pero, tú eres madre, y madre muy amorosa, que no tomas el azote para castigar, y siempre eres nuestra defensa. Reciba, pues, nuestros ruegos. Él, que naciendo por nosotros se dignó ser y llamarse hijo tuyo. Ruega por esta católica nación, por la paz y la tranquilidad de sus moradores; ruega por los cultivos y navegantes; ruega por todos los pecadores. Sintamos los benignos efectos de tu patrocinio, todos los que imploramos y celebramos a la Imagen de Chiquinquirá, que renovados en el espíritu de claridad y en la dignidad de hijos de Dios, enmendemos nuestros yerros, y demos a Dios la debida satisfacción por nuestros pecados, así como lo prometemos. Alcánzanos, finalmente, la gracia que pedimos, por la intercesión de tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, si ha de ser para gloria de Dios. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA SEXTO

Misericordiosa Reina de los Cielos, María Santísima del Rosario, que entre las promesas que el ángel te hizo para que se efectuase el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, fue el asegurarte que el hijo que de tus entrañas nacería, había de ocupar la silla, el cetro y la corona de David, tu padre, gobernando la Casa de Jacob, no por un tiempo limitado como otro reyes terrenos, sino por toda la eternidad, por cuya divina promesa, tú, Señora, eres la Reina Misericordiosa, heredera legítima del reino eterno de tu Hijo, cuyo imperio abraza todo aquello que a la Santísima Trinidad adora; eres el Trono del verdadero de tu Hijo, tienes el gobierno de todas las criaturas y en todo tiempo eres Refugio de los pecadores y jamás te cansas de socorrer a los afligidos.

 

¿Quién hay que no lo vea en tu milagrosa Imagen de Chiquinquirá? Este es el prodigio que con razón admiramos en nuestra milagrosa renovación personal, continuando los milagros que haces por amor a tus devotos. No ha sido nuestra renovación de aquellas que tan pronto como se han levantado, han caído y desparecido con luces fatuas, pues en más de cuatrocientos años todavía permanece y se aumenta el fervor y devoción de los cristianos, correspondiendo siempre a sus deseos los efectos saludables de sus humildes plegarias, y cuando no se oponen a la divina voluntad, y para más asegurarnos de tu protección, quisiste  que del mismo modo estuviesen a tu lado los gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, como escuderos y gentiles hombres cerca de nuestra persona que tienen por oficio representar a los oídos de tu piedad, nuestras humildes peticiones. ¡Ea!, pues, Reina y Señora nuestra, no desampares el reino de la misericordia que se te ha recomendado; atienda a todas las necesidades que oprimen nuestras almas y nuestros cuerpos; conserva entre tus humildes siervos, la verdadera religión para con Dios; la paz, para con los prójimos y con una verdadera y exacta sujeción de nuestras pasiones. Alcánzanos, pues, las gracias que te pedimos por la mediación de tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, si han de ser para mayor honra y gloria de Dios y bien de nuestras almas. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA SÉPTIMO

Serenísima Reina del Cielo, Madre de pecadores, María Santísima del Rosario, que resignada del todo a la voluntad divina, después de estar satisfecha de tus reparos, explicaste el consentimiento a la embajada del Cielo, cuando dijiste: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”

 

¡Oh palabra la más digna y misericordiosa de cuantas se han pronunciado! ¿Sabes Señora, a cuánto te has obligado en fuerza de esta palabra? Has hecho ya y firmado una palabra de obligación de defender a los pecadores: ¡Oh! ¡cuánto tienes que sufrir por estos hijos que adoptaste!

 

Pecamos todos los días y ofendemos al Unigénito de tus entrañas; y así preciso será que todos los días, te presentes ante el tribunal divino para detener las saetas de su justicia, y pedimos para nosotros no sólo el perdón de los pecados, sino también muchas mercedes y beneficios.

 

No te canses, Madre amantísima, de cumplir con este oficio que te encargó el Salvador, en la cruz, diciéndote que mirases como madre a los pecadores en la persona de Juan.

 

Y, pues quisiste que en prenda de tu amor tuviésemos la gloria de tu bendita Imagen de Chiquinquirá, tenemos bien fundadas esperanzas de que has puesto en nosotros esos tus ojos misericordiosos, y que siempre que rendidos, te rogamos, avivas nuestra esperanza señalándonos esa nuestra imagen y diciéndonos; “Ves aquí la escava del Señor, hágase en mí según nuestra palabra; vengan a mí, todos los que están enfermos, oprimidos y atribulados, que yo les daré salud, vida y consuelo”.

 

Con razón dijo que un devoto tuyo, hablado de esta imagen, que apenas se halla en todo el orbe cristiana, otra imagen tuya, que te haya mostrado tan milagrosa. Aquí, pues, derramamos nuestros humildes ruegos, y acordándonos que no sólo eres madre de los vivientes sino también en los que gimen sin consuelo en el purgatorio, te rogamos que también a ellos extiendas el manto de tu piedad, solicitándoles el remedio de sus penas. Alcáncenos también el favor que deseamos conseguir en esta novena, por la intercesión de tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, a mayor honra y gloria de Dios. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA OCTAVO

Fragante Rosa del Cielo y Azucena de los valles, María Santísima del Rosario, que después que el ángel te dio la noticia de la preñez de tu pariente santa Isabel, caminaste a los montes de Judea, llevando en tu vientre al mismo Rey de la gloria, para visitar y servir a tu prima, en los tres meses que hiciste mansión en su casa hasta que nació el niño Juan.

 

Como contemplan almas piadosas, y contemplo yo, Reina mía, cómo ibas en aquel camino, cual humilde devota y circunspecta, poniendo en admiración a los mismos ángeles que no apartan los ojos de tus virtudes diciendo:

 

“¿Quién es ésta que sube como la aurora, hermosa como la luna y escogida como el sol?”.

 

¡Eres toda hermosa y no hay mancha alguna en ti! ¡Qué hermosas son nuestras pisadas, Hija del Príncipe de la gloria!

 

Ibas entonces, Señora, como una nube ligera que va a coronar la cumbre de una elevada montaña, cargada del rocío del Cielo; ibas como un caritativo huésped que conducía al hermoso Sol de justicia, Cristo, que había de santificar a su Precursor y librarle del contagio del pecado original. Mas no fue esa sola vez cuando diste a las criaturas ese regocijo, porque después de la memorable renovación de tu Imagen de Chiquinquirá, quisiste salir de tu retiro a visitar los lugares vecinos y librarlos del contagio de la peste, del hambre y de la esterilidad que entonces afligían la tierra: saliste, del mismo modo, como un viajero celestial, prodigando favores, acompañada de tus grandes personajes san Andrés y san Antonio; saliste como águila grande, a quien se dieron estas dos alas, para volar ligeramente al socorro de los afligidos. Así caminabas, por el desierto, en hombros de sacerdotes, acompañada de innumerable pueblo. ¡Cuánto se alegraron los árboles y las plantas, al pasar por frente a ellos la Señora de todo el mundo! Los arroyos cristalinos detienen sus corrientes por mirarte; las aves, en sus tonos diferentes, te hacen saludos al pasar; los desiertos se visten de hermosura, y reverdecen los campos por donde pasas, y todos aquellos valles multiplican abundantemente sus trigos, porque viene a visitar sus tierras la Señora; pero en lo que más se manifestó tu amor, fue en desterrar la peste; pues todo fue uno, dejarte ver en los lugares, y levantarse sanos los que eran el retrato de la muerte.

 

Rogamos, Señora, te dignes desterrar de nosotros los aires malignos que nos apestan; danos abundantemente los frutos de la tierra y, si el estío quemare nuestros campos, envíanos aguas tempranas; si éstas ahogaren los granos, haz que se suspendan hasta su tiempo. Danos, finalmente, lo que solicitamos en esta novena, pues lo pedimos confiados en el valimiento que para ti tienen tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, a mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor. Amén.

 

 

CONSIDERACIÓN PARA EL DIA NOVENO

Feliz Virgen María, Madre de Dios y Reina del Rosario, que con tu santísimo esposo José, te dirigiste a Belén, y no hallando posada, escogiste un establo, en donde moraste y diste a luz al Rey de la gloria, y cuando llegó el tiempo determinado, con grande regocijo tuyo, le conociste, le acariciaste y reclinaste en un pesebre, sobre pobres y humildes pajas, en medio de dos animales; y con profundísima humildad y reverencia le adoraste como Dios, y como a tu Hijo le diste a gustar leche de tus virginales pechos, y allí mismo le mostraste a los pastores y a los Reyes para que le adorasen.

 

Nosotros, Señora, te damos alegres plácemes y con regocijo del corazón nos alegramos de tu inefable felicidad, nos gozamos de que seas nuestra Reina y Madre de nuestro Dios.

 

Eres aquella rosa, la más hermosa y fragante de cuantas produjo el Jardín del Cielo, de la cual nació aquella hermosa y única flor, Jesucristo, Salvador de nuestras almas. Nos admiramos, Señora, que los moradores de Belén no quisiesen tener consigo estas divinas prendas de amor; pero aquí tienes pronto nuestro corazón; ven a morar en la pobreza de él, y llénalo del suavísimo olor que se esparce en tu hermosura. No sucedió así, cuando saliste de este lugar de Chiquinquirá, y llegaste a las ciudades vecinas, porque era tan grande el deseo que tenían sus moradores de hospedarte y tenerte siempre en su compañía, que por esta razón hacían amorosas diligencias por tenerte como el Arca del Testamento, en casa más digna de tu habitación; pero amabas a Chiquinquirá, lugar de tu aparición, y querías estar en el centro de tu pueblo, para mirar igualmente a todos, como dulcísimo centro de nuestro corazón, a donde se han de encaminar nuestros suspiros; no desechaste el lugar que una vez tomaste, lugar feliz y dichoso, del cual podemos decir, imitando al profeta:

 

“Tú, Chiquinquirá, no eres la más pequeña de las principales, pues en ti se manifestó la Reina que nos gobierna”.

 

Volviste, en fin, de aquellos lugares, fuiste por entonces colocada en una casa pajiza, no como en Belén, en medio de dos animales, sino en medio de aquellas dos olivas fructíferas y candeleros resplandecientes, que arden siempre en tu presencia, san Andrés y san Antonio.

 

Aquí, en esa casa, es donde te han rendido sus votos y oraciones, no sólo los pastores y gente humilde, sino también los mayores personajes de toda la nación. A todos consuelas, por todos ruegas y a todos llamas al amor de Dios.

 

¡Oh piélago de amor divino! ruega por todos nosotros, infunda en nuestros corazones una centella del fuego en que te abrasas. Eres protectora de la fe; convierta a los infieles y herejes al redil de la santa Iglesia, para que todos reconozcan al que engendraste, Jesucristo, salvador de nuestras almas.

 

Alcánzanos, finalmente, la gracia que en esta novena te hemos pedido, por la mediación de tus gloriosos siervos san Andrés y san Antonio, a mayor honra y gloria de Dios y salvación de nuestras almas. Amén.

 

GOZOS

 

V/. Pues sois de los pecadores

el consuelo y la alegría.

 

R/. ¡Oh Madre clemente y pía

escuchad nuestros clamores!

 

Si en vuestra imagen hermosa

de Chiquinquirá encontramos

todo el bien que deseamos

en esta vida penosa;

si en todos tiempos graciosa

dispensáis vuestros favores

con franca soberanía.

 

Fénix de amor, renovada

para remediar al hombre

ostentáis este renombre

en tu Imagen sagrada;

con tal timbre coronada,

se aumentan más los ardores

de tu amor cada día.

 

Como aquella nubecilla

que Elías vio en el Carmelo

así por nuestros consuelos

obrasteis la maravilla;

de una oscura imagencilla

salieron magnos primores,

que son asombro del día.

 

¡Que copiosa y que incesante

es la lluvia soberana

de milagros, con que ufana

nos beneficiáis amante.

No se da ningún instante

sin que derraméis favores

con general bizarría!

 

Todo el que imploró confiado

y con sincera intención

vuestro amparo y protección,

salió siempre consolado.

Infinitos han cambiado

en delicias sus dolores,

porque os buscaron por guía:

 

No hay enfermedad penosa,

no hay trabajo ni desgracia

que Vos, con pronta eficacia,

no remediéis generosa;

si es que con fe fervorosa,

quien busca vuestros amores,

de los vicios se desvía:

 

Casa común del consuelo

es vuestro templo sagrado,

pues en él habéis franqueado

tu maternal desvelo.

Por eso con tanto anhelo,

sin recelos ni temores,

os clamamos noche y día.

 

¡Pueblo de Chiquinquirá,

tierra mil veces dichosa!

¡Qué riqueza tan preciosa,

Dios en su campo nos da!

¡Oh! qué celestial maná,

de tan infinitos sabores,

vierte en su imagen María:

 

V/. Pues sois de los pecadores

el consuelo y la alegría.

 

R/. ¡Oh Madre clemente y pía

escuchad nuestros clamores!